Noticias

Enero 16, 2019

Expertos presentan modelo de acción sobre qué informar en caso de desastres y emergencia

Investigación UC analizó impacto en la cobertura realizada por los canales nacionales para el terremoto del 27F para la creación de modelo de acción periodística en períodos de catástrofe.

El terremoto 8,8 de la madrugada del  27 de febrero de 2010, no solo desplazó violentamente la placa de Nazca bajo la placa Sudamericana a lo largo de 450 kilómetros. Este sismo de casi 4 minutos se convirtió en el segundo terremoto más grande de la historia de Chile y una tragedia humana de proporciones. El 27F, además, fue el punto de inflexión para la ciencia y las comunicaciones en Chile.

Por esta razón un grupo de investigadores de la Pontificia Universidad Católica y de CIGIDEN –integrado por Sebastián Valenzuela, Soledad Puente, Silvia Pellegrini, Daniela Grassau, y Pablo Flores–, realizaron un estudio durante cinco años sobre qué y cómo informar durante una emergencia. Por medio de encuestas de percepción y expectativa en la prensa frente a un desastre, los expertos construyeron un modelo de acción periodística responsable frente a la cobertura en emergencia.

La cobertura de los medios nacionales tras el terremoto, evidenciaron, según el estudio, un nulo manejo comunicacional en emergencias. Prueba de aquello fueron las reiteradas imágenes de los saqueos ocurridos los dos primeros días tras el desastre en supermercados de Concepción. “Estas fueron difundidas por semanas, contribuyendo al caos, a la sensación de inseguridad y al miedo a los otros”, aseguran los investigadores.


Periodismo de emergencia

“Hicimos un análisis a través de comparación de percepciones y expectativas en un total de 1921 encuestados entre: expertos, responsables en gestión de emergencias, periodistas y audiencia, con el fin de entender qué se espera del periodismo en eventos catastróficos”, plantea Soledad Puente, periodista y académica de la UC e investigadora principal del estudio. “Descubrimos, agrega, que el periodismo en tiempos de emergencia tiene un rol muy distinto al que se realiza en tiempos de normalidad”.

Uno de los datos relevantes observado en la investigación, fue que a pesar de estamos en plena revolución digital, los encuestados indican que se informan principalmente por televisión y radio. “Estos resultados son tremendamente significativos porque evidencian la responsabilidad en la transmisión de la noticia durante una crisis, y la importancia de los rostros que entregan esta información y el cambio de éstos según las etapas de la emergencia. Se evidenció también la necesidad de que el que transmite información esté preparado para dar tranquilidad y esperanza”, asegura Silvia Pellegrini, académica y periodista UC.