Noticias

Febrero 12, 2019

Mapa realizado por investigadores CIGIDEN muestra las lluvias del norte de Chile durante enero y febrero de 2019

Se trata de un resumen general de las precipitaciones estivales que han afectado y provocado grandes daños en las regiones de Arica y Parinacota, Región de Tarapacá y Región de Antofagasta.

De acuerdo un recuento del registro de estaciones pluviométrica las precipitaciones se han sucedido de manera intermitente desde los primeros días de enero de 2019 hasta la primera quincena de febrero. La pluviometría, en tanto, muestra que hubo una intensificación de estas desde el 29 de enero en adelante, registrándose un máximo acumulado de 158,8 mm en la estación Belén en la Región de Arica y Parinacota, 200 mm en la Estación de Poroma en la Región de Tarapacá y 192,9 mm en la Estación de Camar en la Región de Antofagasta.

Por otro lado, los registros pluviométricos evidencian que las precipitaciones no solo se distribuyeron en la alta cordillera y precordillera sino que también se concentraron en la Cordillera de Costa de las regiones de Arica y Parinacota y Tarapacá. En la Cordillera de la Costa, las precipitaciones acumuladas variaron entre 6,1 y 12,6 mm.

El origen de estas precipitaciones se debe a lluvias ocasionadas por nubes cargadas de humedad proveniente del este de Sudamérica (Amazonia-Atlántico) las que sobrepasaron la Cordillera de los Andes y penetraron hasta la depresión intermedia del norte de Chile, incluso hacia la Cordillera de la Costa. El registro satelital muestra que la temperatura superficial de amplios sectores del altiplano se ha mantenido por sobre el punto de congelación del agua.

Reactivación de ríos y quebradas

Esta situación indica que toda la precipitación ha sido en forma líquida con muy escasa precipitación de nieve. Lo anterior, unido a la intensificación de la precipitación en horas, generó la reactivación de ríos y quebradas secas que incrementaron rápidamente su caudal generando remociones en masa e inundaciones rápidas en amplios sectores de las tres regiones del norte de Chile.

Las zonas más afectadas se concentran en el curso de quebradas principales cuyas cabeceras se ubican en la precordillera y que desaguan hacia la Depresión Intermedia. Los daños, registrados por distintos observadores en las regiones de Arica y Parinacota y Tarapacá, estuvieron concentrados en pueblos de la precordillera y en el curso de quebradas que drenan hacia el océano pacífico. Como resultado se tiene el corte de caminos principales como la ruta 5 y varios caminos interiores.

En tanto que en la Región de Antofagasta el mayor registro de daños se concentra en el área comprendida entre la cuenca del río Loa y en los ríos y quebradas que drenan desde la Cordillera de los Andes hacia el Salar de Atacama. Las lluvias en la Cordillera de la Costa impactaron negativamente en Iquique y Alto Hospicio causando anegamiento, interrupción de caminos y socavones en múltiples zonas.

Fuente de la Información:

Estaciones AGROMET y DGA, registro de daños reportados por distintos observadores.

Información gráfica Francisca Roldan y Yerko González (CIGIDEN).

Resumen: Gabriel González (Subdirector CIGIDEN y académico de la UCN).

Fotografía: Dirección de prensa, Presidencia de la República de Chile.